Rocía varias veces la brocha y elimina suavemente el exceso de producto con una toalla de papel absorbente o en un paño, repetir las veces que sea necesario. Dé forma a sus brochas y deje secar por completo antes de volver a utilizarlas.